Sacharoff, Olga

 

Tiflis, Georgia, 1879 – Barcelona, España, 1967

 

Olga Sacharoff fue una pintora e ilustradora de origen ruso que tras estudiar Bellas Artes en Tiflis decidió continuar su formación en distintos países europeos, aproximándose así a movimientos como el expresionismo alemán, el cubismo y la vanguardia parisina o el noucentisme catalán, hasta lograr un estilo propio que recibió los elogios de la crítica nacional e internacional.

 

Sacharoff, Olga

Olga Nicolaevna Sacharoff nace el 28 de mayo de 1879 en Tiflis, capital de Georgia. Es hija de un funcionario del Zar y disfruta de una vida acomodada estudiando en la Academia de Bellas Artes de la ciudad. En 1910, con treinta y un años de edad, decide viajar a Múnich, meca de muchos artistas rusos, para continuar su formación; allí entra en contacto con el grupo expresionista alemán del entorno de Vasily Kandinsky. Ese mismo año viaja a Capri y conoce a quien más adelante será su pareja sentimental, el artista y fotógrafo inglés Otho Lloyd, sobrino de Oscar Wilde.

En 1912 se traslada a París para estudiar en una academia de Montparnasse. No tarda en introducirse en el mundo de la vanguardia y conocer a artistas rusos como la pintora Marie Vassilieff, en cuyo estudio coincide de nuevo con Otho Lloyd. Instalada ya con su pareja, la artista se codea con el entorno cubista de Picasso y Braque y su producción de los años siguientes entre 1914 y 1918 acusa la característica descomposición de los objetos en diferentes planos, aunque con líneas más suaves y onduladas y una personal paleta de grises y azules. Probablemente conoce también a Modigliani, a la sazón residente en Montparnasse y entregado a la escultura, con quien coincide estilísticamente en la concepción de figuras alargadas y la representación de las cuencas de los ojos vacías.

Al estallar la I Guerra Mundial Olga Sacharoff y su pareja se embarcan en un viaje por Suiza, Italia y España. Veranean en Tossa acompañados por su amigo el escultor Manolo Hugué, y viajan a Mallorca con el expresionista Kees van Dongen y Arthur Cravan, el hermano de Otho. En 1916 se instalan en Barcelona acogidos por Francis Picabia en su casa. Olga colabora en la revista 391 que éste dirige. En 1917 Olga y Otho contraen matrimonio y mantienen las buenas relaciones con los intelectuales del entorno, entre los que se cuentan la pareja Marie Laurencin y Guillaume Apollinaire.

Finalizada la guerra la artista regresa sola a París aunque vuelve a la costa mediterránea para veranear con su marido. Los años 20 son una época fructífera para su trabajo, su nuevo estilo ya alejado del cubismo y próximo al noucentisme catalán, en el que introduce el colorido y configura a sus formas un aspecto más plano, le hace ganarse los elogios de la crítica francesa. Por su participación en el Salón de Otoño de 1921 es calificada como “una especie de aduanero Rousseu, pero en mujer”.

Es en esta época cuando por fin consigue hacerse un hueco en el panorama artístico español, pues a pesar de llevar instalada allí varios años su obra es aún desconocida. Gracias al ceramista catalán Llorenç Artigas, que se topa en uno de los Salones de Otoño parisinos con la obra de la pintora de temática popular catalana La sardana, Sacharoff consigue exponer en el Saló de Tardor barcelonés de 1922. En una semblanza que el crítico Sebastià Gaschle dedica se refiere a su peculiar figuración, calificada en ocasiones como melancólica y de “consistencia fantasmagórica”, y dice que es como un cruce entre algún quatrocentista italiano y la trágica conciencia rusa.

Su primera exposición individual tiene lugar en la Claridge Gallery de Nueva York en 1928. A finales de esa década el matrimonio Sacharoff-Lloyd se separa, aunque no llegan a divorciarse. A raíz de esto la pintora sufre una depresión que la sumerge en un período de inactividad, hasta que en 1934 vuelve a exponer en las Galerías Laietanas de Barcelona y después en el Saló Montjuïc, donde es nombrada miembro societario.

A causa de la Guerra Civil española Otho Lloyd se traslada a París y el matrimonio se reconcilia. En 1939 exponen juntos en Nueva York y se instalan de nuevo en Barcelona acabado ya el conflicto. La casa del matrimonio se convierte en centro de tertulias de intelectuales y conciertos. A partir de entonces la pintora se vincula con la galería Syra y suaviza su lenguaje vanguardista, consciente del retroceso que experimentan las artes en la España del Nuevo Régimen, creando un arte más decorativo.

En 1943 Eugeni D’Ors la incluye en el primer Salón de los Once, siendo la única mujer viva que participa en el certamen. De ella dice que nadie “ha captado mejor las quintaescencias reveladoras, no de lo catalán, sino de lo específicamente barcelonés”, lo que la catapultó a la fama entre la burguesía catalana que demandaba sus retratos y sus amables paisajes e interiores poéticos. Colabora además con su amigo y descubridor Artigas e ilustra Donde las lilas crecen de Juan Eduardo Cirlot.

En 1950 ella y su marido solicitan el permiso de residencia en Barcelona. En 1964, gracias a los esfuerzos de la intelectualidad barcelonesa, la artista recibe la Medalla de la Ciudad y es nombrada Hija Adoptiva de Barcelona. El 2 de marzo de 1967 fallece Olga Sacharoff en la ciudad condal.

MAE, Inés Escudero Gruber, 2014

1921. Salón de Otoño, París.

1922. Saló de Tardor, Barcelona.

1928. Claridge Gallery, Nueva York.

1934. Galerías Laietanas, Barcelona.

Saló Montjuïc, Barcelona.

1939. Exposición junto a Otho Lloyd en Nueva York.

1943. Salón de los Once, Madrid.

El mónd’Olga Sacharoff, Barcelona, Fundación La Caixa, 1994.

LOMBA SERRANO, C. e ILLÁN MARTÍN, M. (com.), Pintoras en España, 1859-1926. De María Luisa de la Riva a Maruja Mallo [Catálogo], Zaragoza, Vicerrectorado de Cultura y Política Social de la Universidad de Zaragoza, Diputación Provincial de Zaragoza, 2014.

María Blanchard y Olga Sacharoff, Bilbao, Fundación Bilbai Bizkaia Kutxa, 2002.

Olga Sacharoff, 1879-1967, Mataró, Museu Comarcal del Maresme, Museo Municipal, 1993.